Vladimir Groppas propone un menú ‘etnojazz’ en homenaje a Violeta Parra

Citoyens entrevistó al líder de Menú del Día a propósito de su bagaje y su talento

Santiago, Chile.- Del rock hippie setentero al jazz fusión han marcado el periplo de Vladimir Groppas. Con su guitarra eléctrica al hombro paseó el rock pesado con “Mandrácula” en los ’90, aunque su historia creativa se mostró con fuerza en el liderazgo académico del grupo-escuela “La Red” a partir de 1987. Ese bagaje motivó a Citoyens 102.5 FM, a conversar con el músico Vladimir Groppas, director de la  Banda “Menú del día Project”, sobre la serie de conciertos en homenaje a Violeta Parra.

Groppas fue director de intérpretes en el Instituto Profesional “Escuela Moderna de Música” durante 26 años, y junto a Guillermo Riffo, crearon la malla curricular de dicha entidad académica. Una experiencia que lo marcó en su trayectoria musical y que lo llevó a formar una nueva banda “Menú del día-Project”, cuyo nombre surgió con la complicidad de la periodista Mary Rogers.

El homenaje a Violeta se generó hace 8 años, a través de conversaciones con la familia Parra, y que concluyó en una serie de conciertos con su actual banda. “Quise hacer algo nuestro, nuestra energía, nuestro pulso que se traduce en la métrica, en los temas”, dijo este artista en relación a un cambio de mezclas y arreglos que transitan de la fusión “criolla” hacia el “etno-jazz”, donde este último ritmo es universal y contiene las raíces negras norteamericanas.

Fue integrante de la banda “Mandrácula”, que en 1995 puso en escena un estilo de rock pesado con tres músicos de la recién desaparecida “Banda del Capitán Corneta”. A partir de 1992 se integró como académico a la Escuela Moderna de Música, y trabajó con el bajista Pablo Lecaros y el baterista Daniel Cheul, en las primeras formaciones. La guitarra electroacústica dio paso a una música mestiza que reunía jazz, rock, improvisación y raíz folclórica. La directora de la Revista ‘Café Virtual” dijo que musicos como Ernesto Holman, quien se define como representante del ‘etno-jazz’.

El ethno jazz de Vladimir Groppas

Pero, lo étnico busca en el patrimonio musical ciertos sonidos que identifican la pertenencia al territorio humano. Vladimir confesó – en este sentido – su fuerte carga familiar que se tradujo en el disco de culto denominado “Almas del Osorno”: “toda la influencia me la dio mi madre, y que idolatraba a la Violeta, entonces yo siempre crecí escuchándola, lo llevo muy en mi esencia”.

La improvisación del jazz, la fuerza del rock y la herencia “gringa” de la fusión lo llevaron a mezclar melodías sobre la compleja métrica chilena de 6/8, no obstante Groppas reconoce la influencia artística del guitarrista norteamericano Pat Messin, quien lo motivó a buscar y mezclar las esencias culturales del propio país con las influencias de ritmos extranjeros. En este aspecto, acotó la periodista Mary Rogers: “los jóvenes ahora,  están en esa misma búsqueda. Cuando se habla de ‘World music’, estás hablando de jóvenes que se acercan a las raíces de los distintos lugares  y están fusionando sus propias raíces con las europeas, con las raíces latinoamericanas, con todas las otras raíces que van conociendo en el camino mientras tocan”.

Un aspecto que acredita el valor del maestro Vladimir Groppas se bifurca justamente en las fusiones de ritmos que no pierden el purismo y el sincretismo de las melodías, por el contrario el aporte de este artista va dirigido a la combinación de esencias musicales – que hoy por hoy – tienen una identidad global y que no es otra cosa que la fusión y resultado de culturas del ‘pastiche’ artístico mundial. Chile no puede ser ajeno a aquel fenómeno de conexión patrimonial.

La serie de conciertos en homenaje a Violeta Parra, mirando el futuro cercano, prometen presentarse con un tinte educativo para escuelas y universidades, además de algunos bares y en octubre próximo en la ciudad de Roma, gracias a una invitación de la embajada chilena en Italia.

El profesor Groppas realiza clínicas y talleres en forma en particular, interesados/as pueden contactarlo en: carlosgroppas@gmail.comwww.vladimirgroppas.com

Fuente: Citoyens


También te puede interesar:

Un café virtual con Miguel Torreblanca

Darci Lynne, la niña que enamoró al mundo


 

Deja tu opinión

Tu correo no será publicado


*